Usted está en: Noticias > La Enfermería Comunitaria y de APS rechaza rotundamente la modificación de la Ley de Tabaco

La Enfermería Comunitaria y de APS rechaza rotundamente la modificación de la Ley de Tabaco

02/10/2013
Logo no tocar la ley
La Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y de Atención Primaria (FAECAP) quiere mostrar su total rechazo a la posibilidad de permitir fumar en Eurovegas o en cualquier otro establecimiento cerrado de uso público.

El papel de enfermería comunitaria y de atención primaria en tabaquismo no sólo se centra en ayudar a los usuarios a dejar de fumar, sino que también   tenemos competencias en prevención de tabaquismo y en promoción de la salud. Por ello ejerciendo nuestras funciones queremos mostrar nuestro total apoyo a la Ley, y la intención de seguir avanzando en ésta  medida de control del tabaquismo, uniéndonos así a las acciones realizadas por otros colectivos sanitarios liderados por el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT)

Queremos destacar que la Ley de tabaco española es una de las principales medidas de salud pública adoptada en la última década, que ha mostrado sobradamente efectos positivos en la salud. Esta normativa había conseguido asegurar la protección de la salud ante la exposición al humo de tabaco en todos los entornos de uso público al reducir de manera aplastante el porcentaje de personas que estaban expuestas a este tóxico de primera magnitud. Además la Ley ha tenido un importante efecto en el cambio de percepción de la población sobre el riesgo del tabaquismo, de tal manera que actualmente la norma social es no fumar. De hecho según los últimos datos disponibles el número de personas fumadoras ha disminuido considerablemente.

Gracias a esta Ley la población juvenil española está creciendo en entornos libres de humo de tabaco, con una idea clara “no se fuma en espacios cerrados de uso público porque el humo de tabaco es muy perjudicial para la salud”. Esta situación tiene sin duda un potente efecto en términos de reducción de jóvenes que se inician a fumar porque han incrementado su percepción de riesgo, y porque la norma es no fumar. Sin embargo nos encontramos en un momento en el que nuestros políticos están pensando en flexibilizar la ley y permitir furmar en determinadas situaciones o establecimiento. Lo cual se puede traducir en “realmente no es tan malo, se puede permitir fumar en alguno sitios” de tal manera que los mensajes de salud perderán la credibilidad y retrocederemos ante el trabajo realizado en prevención del inicio al consumo de tabaco.

Entendemos que en el momento actual sea una prioridad generar empleo, pero no son cosas incompatibles, de hecho hay experiencias en otros países en los que está totalmente prohibido fumar en macro complejos de ocio y juego, y también hay estudios que reflejan que el hecho de prohibir fumar en casinos repercutió en la reducción del número urgencias relacionadas con la exposición al humo de tabaco. Tal y como establece la estrategia de salud de la Comisión Europea debemos incorporar la salud en todas las políticas, y este caso sería un ejemplo de realizar todo lo contrario.

Por otra parte, uno de los argumentos que motivó el cambio de la antigua Ley 28/2005 a la actual (Ley 42/2010) fue la dificultad del cumplimiento de la misma en el sector de hostelería, sin embargo la actual Ley goza de un amplio cumplimiento (superior al 90%), además de un apoyo mayoritario de la ciudadanía, tal y como muestran diversas encuestas recientes.

Por tanto si fragmentan la Ley permitiendo fumar en unos entornos o establecimientos se perderá la eficacia de la misma, además de que volveremos a incrementar el número de patologías relacionadas con la exposición al humo de tabaco (infarto, agudizaciones de crisis de asma, cáncer de pulmón…) No es justo provocar el incremento del riesgo a un tóxico que es fácilmente evitable, como es el humo ambiental de tabaco, no permitiendo fumar en espacios cerrados. Los sistemas actuales de extracción de humo no eliminan las sustancias tóxicas que están en el aire, simplemente quitan el olor. Por tanto ni siquiera es admisible espacios cerrados exclusivos para fumar porque estamos apocando a los clientes o usuarios a un importante incremento de riesgo, al igual que las personas que tengan que ocuparse de su higiene y mantenimiento.

En definitiva, como profesionales preocupados por la salud de la comunidad y concientes de la eficacia de la Ley de tabaco, nos posicionamos en contra de cualquier retroceso o flexibilización de la misma, y exigimos al ejecutivo que vele por el derecho a la protección de la salud tal y como establece la Constitución Española, de tal manera que fomente el empleo en condiciones dignas y saludables y no a costa de la salud de la población.


GRUPO DE TABAQUISMO DE FAECAP

Comunicado de  FAECAP

Imagen tomada de Iniciativa Global en defensa de la Ley Española de tabaco