Usted está en: Publicaciones > ESTRATEGIA PARA LA ATENCIÓN A LAS PERSONAS CON PROBLEMAS CRÓNICOS.
ESTRATEGIA ANTE LA DEPENDENCIA Y LA FRAGILIDAD

ESTRATEGIA PARA LA ATENCIÓN A LAS PERSONAS CON PROBLEMAS CRÓNICOS.
ESTRATEGIA ANTE LA DEPENDENCIA Y LA FRAGILIDAD

17/10/2013
Publicaciones de FAECAP
Estrategia para la atencion a las personas con problemas cronicos
LAS ENFERMERAS COMUNITARIAS ANTE LAS NECESIDADES DE LAS PERSONAS EN EL SIGLO XXI.

INTRODUCCION

Diferentes expertos y dirigentes de Sistemas Sanitarios a nivel mundial reconocen que el Modelo Médico Hegemónico (MMH) presenta una atención excesivamente fragmentada de los servicios de salud y que esa fragmentación surge de una serie de características que han marcado su evolución en los últimos años:
  • La súper especialización de las profesiones sanitarias y la división del trabajo que emerge de la misma.
  • La coexistencia de diversas profesiones sanitarias en la prestación de servicios con culturas profesionales variopintas.
  • La existencia de múltiples organizaciones prestadoras de servicios sanitarios y sociales a los pacientes, estructuradas según niveles, entornos de provisión y vías de acceso diversos, y con formas organizativas y de financiación muy variadas.
  • La preponderancia de un modelo de atención diseñado para dar respuesta a las necesidades de atención de episodios agudos, y poco adaptado para responder a las de los enfermos crónicos, es decir, un modelo más curativo que preventivo.
Los mismos dirigentes y expertos reconocen que la tendencia de aumento de las enfermedades crónicas no va a disminuir, debido a los cambios de la estructura demográfica y al peso de las fuerzas de la globalización. El cambio demográfico es bien conocido, pero la fuerza de la globalización de los factores de riesgo lo es menos.

La enorme inversión que supone la globalización por las principales corporaciones transnacionales en alimentación y alcohol tiene efectos positivos en la actividad económica de ciertos países, pero conlleva costos, asociados a la globalización de los factores de riesgo relacionados con estos consumos. La influencia de estos factores de riesgo en la aparición de enfermedades crónicas es bien conocida. Es necesario, además, indicar que este fenómeno aumenta las desigualdades sociales, ya que las personas de menores recursos están más expuestas al riesgo. El impacto negativo de este tipo de globalización de los factores de riesgo, implica que el 80% de las enfermedades crónicas se darán en los países en vías de desarrollo, complicándose así la carga de enfermedad en poblaciones que aún no han resuelto los problemas debidos a las enfermedades infecciosas clásicas.

Ante el cambio epidemiológico descrito, los gobiernos han reforzado sus intervenciones poblacionales en salud pública (tabaco, obesidad, ejercicio físico, etc.), pero aún no se ha iniciado el cambio correspondiente en los servicios de salud. Es probable que esto se deba a que hay más resistencias al cambio en los sistemas de salud; sin embargo, el reto de las enfermedades crónicas no se atajará sólo con intervenciones de salud pública poblacionales, sino que necesitará complementarse con una reforma estructural del sistema sanitario, de lo contrario, el desfase entre el cambio epidemiológico y la actividad real diaria de los servicios de salud será cada vez mayor.

Por tanto son esos mismos gobiernos quienes tendrán que complementar sus intervenciones en salud pública con una profunda reforma de los servicios sanitarios.